viernes, 28 de septiembre de 2012

Inversiones en Activo de Trabajo

Por Activo de Trabajo entendemos los bienes y cuentas necesarios en el emprendimiento en la producción y/o distribución de los bienes o servicios. En el caso, por ejemplo, de tratarse de una industria manufacturera, no es suficiente el contar con los equipos e instalaciones necesarios para la producción, se requiere además el aprovisionamiento de materias primas, repuesto y material, bienes en proceso de elaboración, productos acabados, cuentas por cobrar, entre otras cosas. 

En la actividad de tipo comercial o en la de servicios, se necesita tener mercaderías, créditos a los clientes y disponibilidades mínimas que aseguren un normal funcionamiento. 

Todo esto hasta aquí enumerado constituye lo que se denomina el Activo de Trabajo, el que con precisión, se encuentra compuesto por: 

  1. Bienes de Cambio. 
  2. Créditos por Venta. 
  3. Disponibilidades mínimas en caja y en bancos. 

Todos estos bienes y cuentas que lo integran se encuentran en constante circulación o movimiento durante el año, o sea que permanentemente se están renovando, es por eso que estos valores, a diferencia de los fijos, no sufren des valoración alguna. 

Por el contrario, mantienen el valor económico que poseen durante toda la vida útil del emprendimiento o negocio. 

Bienes de Cambio: Aquí quedan comprendidos todas las existencias físicas reservadas y que son útiles y necesarias para todo proceso productivo se encuentran, entre otras, el stock de producción en proceso, denominado de curso o semi-elaborado, que abarca la totalidad de la materia prima en proceso de transformación durante la producción; el stock de materias primas (por materia prima se entiende el insumo principal necesario para la elaboración de un bien determinado, así la cantidad de materia prima que se requiera dependerá de las modalidades de producción que se elijan, de las fuentes de provisión de la misma, etc.); el stock de productos terminados, aquí se encuentran los bienes ya listos para su venta, los que se valorarán de acuerdo al costo que hallan tenido en su producción, sin considerar otro tipo de gastos que no sean éstos; el stock de materiales, es el conjunto de insumos que se encuentran en el proceso de producción de manera directa o indirecta, pero que por eso no son considerados materias primas (a ellos se los valorará conforme el precio de compra que tengan); el stock de reserva de combustibles, es el almacenamiento de fluidos líquidos o gaseosos a fin de asegurar un funcionamiento normal de las máquinas y equipos utilizados en el proceso de producción (el precio de ellos y su correspondiente valor, es de acuerdo al valor de compra); el stock de repuestos es el almacenamiento de los repuestos que la planta de producción requiere, ya se trate de repuestos productivos o improductivos (los primeros hacen referencia a los que corresponden a las máquinas o equipos y a las instalaciones vinculadas de manera directa o indirecta a la producción, los segundos en cambio, se refieren a los que se necesitan para el mantenimiento de todo el emprendimiento); por último tenemos el stock de otros insumos, tales como los que se pueden considerar materia prima, o combustibles, pero que son necesarios en el proceso productivo (el valor de éstos se determinará por el precio que tenían al momento de su compra). 

Créditos por venta: Está compuesto por el crédito que el negocio está dispuesto a otorgar a sus clientes. Constituye un ingreso de dinero que se materializará con posterioridad al momento de la venta, pero que constituye una entrada segura al fin, por lo que al instante creará una necesidad de fondos y recursos para asegurar el normal giro del negocio, por ello no hay que descuidar este aspecto. 

Disponibilidades mínimas en caja y en bancos: Es el mínimo de dinero requerido para lograr un funcionamiento normal en el negocio o emprendimiento elegido, con él se asegura un fluir constante de fondos. 

Luego de haber brindado un asesoramiento sobre los ítems importantes que arriba le indicamos, es conveniente, ahora que tiene un panorama más completo de lo necesario para el buen dimensionamiento financiero y económico del emprendimiento, que tenga en cuenta que todos estos elementos indicados no siempre serán necesarios para su emprendimiento. 

La elección y utilización de cada uno de ellos dependerá en gran medida del tipo de negocio que usted está dispuesto a montar, por ello no se detenga en los que le son inútiles, ponga su atención en los que verdaderamente le son importantes. 

A modo de síntesis ya estamos en condiciones de decir que la INVERSION TOTAL de un emprendimiento está integrada por una operación sencilla, que es la siguiente: 

TOME LAS INVERSIONES FIJAS Y SUMELE A ESTAS LAS INVERSIONES DE ACTIVO EN EL TRABAJO, DE ELLO OBTENDRÁ EL MONTO TOTAL DE INVERSION QUE NECESITA SU EMPRENDIMIENTO O NEGOCIO PARA LA PUESTA EN MARCHA.

0 comentarios:

Publicar un comentario