jueves, 27 de septiembre de 2012

Inversiones Fijas

Activo Fijo: Por Activo Fijo se entiende el conjunto de bienes que tienen una vida útil y que se destinan en forma directa o indirecta al proceso productivo. 

La vida útil es propia de los bienes que con el paso del tiempo se van deteriorando, lo que por ende les ocasiona una disminución en su valor económico, produciendo una depreciación y amortización en ellos.

Dentro de este conjunto de bienes que integran lo que se denomina Inversión Fija, existen entre otros: la tierra y otros recursos naturales, las obras civiles y otras construcciones complementarias, las instalaciones, las maquinarias y los equipos con su correspondiente montaje, los rodados y equipos auxiliares, la infraestructura, etc. 

Todos ellos se amoldarán a las características que posea cada emprendimiento. Por este motivo, cuando se detenga a estudiar y determine las inversiones fijas, de todos ellos elegirá los que mejor se amolden al tipo de negocio que planea iniciar. 

La tierra y otros recursos naturales comprenden el predio sobre el cual se realizarán las construcciones necesarias para llevar a cabo el negocio. 

Las obras civiles y sus construcciones complementarias comprenden lo referente a los edificios industriales, con el respectivo detalle de la inversión en las áreas productivas, de servicios auxiliares, de administración, los depósitos, las calles, veredas y alambrados perimetrales, el alumbrado correspondiente, los espacios verdes, los servicios sanitarios, el gas natural, los desagües pluviales y otras instalaciones de uso, necesarias para el personal. 

Todos estos bienes que de manera ejemplificativa se citan, son los que integran el Activo Fijo y se caracterizan por deteriorarse con el paso del tiempo y por ende desvalorizarse, lo que en algunos casos, puede significar que la vida útil del bien sea superior a la del emprendimiento. Esto constituye lo que conocemos como “Valor Residual”. 

En cuanto a las instalaciones, ya sean las referidas al área productiva o de servicio, necesarias para el emprendimiento elegido, son las que se encuentran en el predio y comúnmente se refieren al gas natural, luz, agua industrial, aire comprimido y refrigeración y/o calefacción, entre otras. 

Todas ellas, independientemente o en forma conjunta, serán valorizadas, conforme el presupuesto solicitado oportunamente. Así mismo, habrá que detallar si quedan comprendidos los equipos; de lo contrario, estos se imputarán de manera independiente en otro rubro. 

En cuanto a las maquinarias y los equipos, se analizarán todos los que sean necesarios para el proceso productivo y que con anterioridad se detallaron en el ante-proyecto de ingeniería, realizado oportunamente.

En lo que hace al montaje de las maquinarias o de los equipos, se tendrán en cuenta todos los gastos necesarios para su instalación, los que incluyen al personal especializado en ello, el que será contratado respectivamente, los elementos y materiales que se necesitarán para su apostamiento como para su mantenimiento posterior. 

Los rodados y los equipos auxiliares abarcan el transporte, tanto el interno como el externo, imprescindible para el proceso, los que serán valorados a su precio de compra. 

La infraestructura comprende las inversiones que se deberán realizar, a fin de poder lograr la construcción y el montaje de los edificios y maquinarias; por supuesto que las mismas se deben encontrar dentro del predio en el cual se levantará el emprendimiento. 

Por último existe un rubro de “varios“, donde se incluyen todos aquellos elementos que si bien en el anteproyecto fueron determinados como necesarios, no se encuentran comprendidos en ninguno de los puntos más arriba descriptos. Sería el caso de los muebles, los útiles y otros elementos menores que se destinen directamente o no a la producción, pero que en definitiva son necesarios. 

En este punto se encuentran los “IMPREVISTOS”, ellos dependerán de la precisión con la que los rubros anteriores se hayan elaborado, del grado de incertidumbre reinante, de la experiencia con la que se cuente, de la variabilidad de los fondos aportados y fundamentalmente del tipo de emprendimiento de que se trate. 

Inversiones Asimilables: Aquí se encuentran comprendidos los gastos realizados en la fase que abarca desde la etapa preliminar a la ejecución del negocio hasta la puesta en marcha del mismo. También se los conoce con el nombre de Cargos Diferidos, pues se realizan antes de la explotación y posteriormente se atribuyen como un gasto. 

Los rubros que integran las Inversiones Asimilables son entre otros, las investigaciones y estudios del emprendimiento, los gastos de instalación e ingeniería, así como los de puesta en funcionamiento, las patentes y licencias, los que conlleva la organización de la empresa, etc. 

En lo subsiguiente se desarrolla cada uno en detalle, así tenemos: Los gastos y estudios del emprendimiento: son los gastos que se realizaron para llevar a cabo la investigación preliminar, estos comprenden el Análisis de Mercado, el Plan de Negocios, etc. 

La organización de la empresa hace referencia, más en el caso de tratarse de un nuevo emprendimiento, a realizar lo que se conoce con el nombre de “Estudio Organizacional”, siempre acorde con la magnitud del emprendimiento o negocio a desarrollar. 

Las patentes y licencias: en caso de elaboración de productos nuevos, es elección del emprendedor el adquirir los derechos pertinentes sobre los mismos, los que son considerados una inversión, ya que forman parte del patrimonio de la empresa. 

Los gasto de puesta en marcha, instalación e ingeniería: queda comprendido el pago del personal técnico contratado para esta tarea, la mano de obra directa requerida en esta etapa, el pago del personal administrativo destinado pata esta fase del proyecto, etc. Aquí también se encuentra un rubro de “Varios”, donde están los gastos que resultan de difícil determinación, pero los cuales invariablemente se presentarán, por lo que de manera porcentual hay que tenerlos en cuenta. 

IVA a la inversión: Por tal se entiende el valor que resulta de aplicar a los rubros afectados por tal impuesto al valor agregado, la alícuota correspondiente. 

La devolución que se haga de tal impuesto, será sin intereses y constituye un crédito al fisco, pues se aporta un monto que se integrará en las condiciones vigentes. 

Cabe aclarar que los montos que se detallan en las inversiones necesarias para el emprendimiento no incluyen el IVA, pues de ser así se lo estaría considerando de manera doble, aumentando de esta manera la inversión a realizar. 

  • Costos Fijos más Comunes 
  • Personal de dirección, administración, ventas, etc. 
  • Costos de producción. 
  • Alquileres y arrendamientos. 
  • Seguros. 
  • Impuestos, excluyendo el impuesto sobre los beneficios. 
  • Honorarios profesionales, legales y similares. 
  • Inversiones en actividades de marketing, tales como publicidad, promoción etc. 
  • Energía eléctrica, agua, combustibles, utilizados en la dirección y administración de la empresa.

0 comentarios:

Publicar un comentario