lunes, 24 de septiembre de 2012

Selección de la Tecnología

No se puede concebir el inicio de la selección de tecnología sin haber definido primero el proceso productivo que se usará. 

Debemos recordar que el proceso productivo es la sucesión de operaciones necesarias para el logro del bien o la prestación del servicio planeado, y la tecnología hace referencia a aquellos medios que son necesarios para cada operación, ya sea industrial, comercial o de cualquier otra naturaleza que constituyen el proceso productivo. 

Entonces, para el estudio y elección del proceso productivo, es aconsejable trabajar siguiendo algunos lineamientos generales, como son los siguientes: 

  • Utilice métodos que ya ha utilizado o que sabe que otros emplearon. 
  • En lo posible trate que éstos no necesiten demasiada tecnología. 
  • Procure que los productos semi-elaborados y los terminados cumplan con las normas generalmente aceptadas y con las exigidas. 
  • Emplee materias primas y suministros normalizados. 
  • Trate que a los suministros se los pueda facilitar algún proveedor de su zona, pues es allí donde implantará el negocio, evitándose así futuras complicaciones. 
  • En lo posible busque más de una alternativa. 
  • Cuando se fabriquen productos bajo licencia, respete y compatibilice las normas referentes a las condiciones requeridas en el país de origen con el productor local. 

Cuando se trata de la selección de la tecnología a aplicar, debe tener en cuenta entre otras cosas, el grado de automatización, ya que este incide sobre la cantidad de mano de obra que necesitará, y por ende en los costos de la producción, recuerde que la tecnología de avanzada implica un aumento en los costos, por ende una inversión más elevada, pero que también puede significar que la producción pueda superar lo programado normalmente. 

Haga una comparación técnico – económica, en donde debe evaluar los niveles de producción, calidad y otros parámetros técnicos, frente al precio de adquisición de los equipos y el costo unitario de producción. 

Para obtener el costo de la producción unitaria, debe comparar y relacionar el valor de compra de las máquinas con el número de unidades producidas, de esta operación obtendrá el costo de producción unitaria, evidenciando así el grado de beneficio de la tecnología instalada con la necesidad productiva del emprendimiento. 

También debe procurarse información relacionada con los antecedentes existentes, sobre la prestación de la tecnología, así como del servicio de mantenimiento en plantas ya instaladas, sin olvidar la posibilidad, en caso de accidente, de poder contar con los repuestos, el tiempo en el cual obtendrá los mismos y el lugar donde los encontrará. 

Otro factor a tener en cuenta son los gastos que demanda el mantenimiento de la tecnología elegida, esto se encuentra íntimamente relacionado con el valor de compra, pues generalmente las modernas tecnologías de avanzada, si bien presentan un menor costo de mantenimiento, tienen precios más elevados. 

Tampoco debe perder de vista lo referente al espacio y al volumen físico, fundamentalmente en aquellos casos donde existan limitaciones en las superficies disponibles o en las alturas de los edificios. También debe analizar el consumo de energía eléctrica y de otros insumos, ya que esto es otro factor que incide dentro de los costos fijos. 

Debe, además, procurar la flexibilidad en el equipamiento, esto significa que se lo pueda utilizar para la producción de otros bienes o servicios alternativos, lo que le evitará dolores de cabeza. Si tiene en cuenta todo esto, la selección de la tecnología le será una tarea mucho menos complicada.

0 comentarios:

Publicar un comentario