domingo, 14 de octubre de 2012

LA ELECCIÓN DE LOS SOCIOS: ANGELS AND DEMONDS

-->
Hay multitud de formas de buscar financiación, a través de los amigos y familiares, los bancos, los fondos de capi‐ tal riesgo o los tan en boga Business Angels, que a veces se convierten en business demonds.... En cada caso hay que contemplar los riesgos y dejarse asesorar por profesionales porque en esto, como en todo, es mejor prevenir que lamentar. 

Angels and dragons


En una de las presentaciones un Business Angel catalán de unos 60 años me hizo varias preguntas y al final de la presentación se acercó a hablar conmigo. Tras solo tres reuniones el empresario se mostró interesado en ser mi socio e invertir en el proyecto, pero sólo me daría parte del capital necesario. Así las cosas tenía que conseguir otro socio que me diera el resto. Al poco tiempo, presentando en otro foro de inversores, conocí al que me daría el resto de financiación y que, dos años y medio más tarde, se convertiría en mi demonio empresarialhaciéndome perder la empresa que yo ideé, creé y exitosamente gestioné du‐ rante casi tres años…

Cuando mostró interés por el pro‐ yecto yo solo quería que invirtiera, para así hacer realidad mi sueño, y no miré nada más. Tendría que haberme infor‐ mado sobre quién era, si había invertido en otros empren‐ dedores, cómo les había ido y cuál era su particular modus operandi… Pero no lo hice. Más tarde supe que mi proyecto era su primera inversión como Businness Angel, como para mí era mi primera experiencia, y no sabía lo que eso significaba. Ahora sé que es mejor que en el caso de Business Angel ya hayan invertido en sociedades y que sepan cuál es su rol y sus límites legales y morales.

Durante la negociación con este inversor me pidió el 51% de la sociedad y yo accedí por ignorancia y ganas de cerrar la financiación. Un buen inversor siempre deja al emprendedor con la mayoría de la sociedad, e incluso debe prever que el emprendedor siga con la mayoría en las siguientes rondas de financiación porque su papel es sacar un rendimiento a su inversión, apostando por las ideas y la gestión de los emprendedores, no aprovecharse de ellos y su inexperiencia...

Me pidió también que parte del capital que me dejara no lo invirtiera a modo de capital sino a modo de préstamo, pero su participación sería proporcional al total del capital invertido. Otro grave error mío, accedí a ello, sin pensar en que esto no sólo era injusto para mí, sino también para el otro socio que había confiado en el proyecto desde el origen. El pacto de socioses fundamental para aclarar posturas desde el principio y evitar problemas futu‐ ros.

Cuando hizo falta hacer una nueva ronda de financia‐ ción, mi demond angeldijo que él acudiría sin aportar ca‐ pital, transformando su préstamo en capital, fue en este momento cuando la relación con él se estropeó: o él o mi otro inversor y yo, nos quedaríamos con la sociedad. Un buen pacto de socios hubiera previsto esta circunstancia, como otras que pueden producirse en el normal desarro‐ llo futuro de los negocios, sobre todo en cuanto a la salida (venta de la sociedad) y nuevas entradas de socios. La letra pequeña A mí, en general, los temas legales no me gustaban nada y me cuesta muchísimo leer los contratos e intentar enten‐ der qué dicen, pero desgraciadamente son importantísi‐ mos porque es lo que luego va a proteger o no a ti, tu em‐ presa, tu capital y tu esfuerzo.

Es indispensable conocer y negociar muy bien cada cláusula por desagradable que pueda resultar. Yo pensaba que no me quitarían mi em‐ presa y no lo hice. Me arrepentiré siempre. Contrata el mejor abogado, que aunque son carísimos, merece la pena. Cuando en 2008 monté Petuky fui a ver a Rodolfo Car‐ pintier, que gestiona y es socio de la incubadora de proyectos de Internet más grande de España. Rodolfo no es un Business Angel.

Cuando yo le conocí a través de Dad ya había invertido en más de 20 empresas. Carpentier no discute la valoración de la sociedad, sino que evalúa el proyecto y al emprendedor. Mi reunión con él duró menos de media hora y yo sabía que invertiría desde el primer momento. Tuvimos una gran conexión y creo que eso es importante: hay que conectar con las per‐ sonas con las que te asocias, ya que pasarás con ellos mo‐ mentos muy buenos y momentos muy malos.

Amigos como hermanos... La relación con los socios es importante a lo largo de toda la vida de la empresa, es vital que los socios estén siempre contentos de haber invertido su dinero en tu pro‐ yecto. La forma de conseguirlo es mantenerles ilusionados con la empresa e ir cumpliendo los resultados esperados. En Petukydespués de dos años y medio estamos pen‐ sando en la entrada de un nuevo socio. Como de todo se aprende, intentaré no cometer los errores cometidos con la empresa anterior.

Por eso se dice que la experiencia es un grado y la mejor forma de aprender es equivocándose, aunque estoy segura de que se pueden cometer muchísi‐ mos más errores que iremos aprendiendo con el tiempo. Igual que en Pet a portery en Petuky, tuve únicamente socios capitalistas, en el caso de Uniccosdecidí montarlo con mi mejor amiga del colegio. Sara es el CEO de Uniccos, y yo colaboro y apoyo, pero las decisiones finales las toma ella, y hasta el momento nos va muy bien. Aunque al prin‐ cipio me daba mucho miedo dejar uno de mis sueños en manos de otra persona tengo la sensación de que ella lo está haciendo mejor de lo que lo haría yo.
-->

0 comentarios:

Publicar un comentario